Virtualización de servidores directa

Procedimientos de virtualización compiladas en el interior del kernel

La principal diferencia entre los Servidores Privados Virtuales KVM y prácticamente el conjunto de los demás modelos de virtualización de hardware consiste en la tecnología de virtualización en sí. Con la ayuda de KVM, ya no se necesita ejecutar otras aplicaciones de virtualización en la máquina anfitriona – en lugar de esto, las instrucciones de software imprescindibles se están compilando como parte del sistema operacional del servidor anfitrión. Esto reduce significativamente los recursos que el servidor tiene que dejar de lado con el fin de utilizar módulos extra mientras que de hecho opera de tal modo que los mismos recursos estén disponibles a los huéspedes creados en el servidor. Sin este eslabón de comunicación extra reduce asimismo los valores de timeout de entrada y salida, condicionando efectivamente el funcionamiento más rápido de su servidor VPS.
Virtualización de servidores directa

Un aprovechamiento de los recursos mucho más eficiente

Asignaciones de servidor a su entera disposición

Al eliminar la sobrecarga de la presencia de una capa de virtualización adicional a través de la cual se dirige toda la comunicación con el servidor principal, los KVM VPS se pueden beneficiar de un grado de utilización de los recursos del servidor muy mejorada. Las instrucciones de la virtualización KVM se incorporan dentro del tienen una integración directa en el kernel del sistema operacional del anfitrión, o, en otras palabras, todos los Servidores Privados Virtuales se comunican con el hardware del servidor sin mediación. La mínima redundancia en este tipo de comunicación se traduce en un mejor desempeño en situaciones reales comparado con el resto de soluciones de virtualización.
Un aprovechamiento de los recursos mucho más eficiente

Plena libertad en lo que se refiere al sistema operativo

Instale el sistema operacional que le apetezca

En el caso común, después de la compra de un VPS, a usted le toca escoger a partir de una lista limitada de Sistemas Operacionales, ya que son los únicos compatibles con el software de virtualización. Por poco probable que parezca, los KVM VPS no requieren ningún tipo de software de virtualización – estos comunican sin mediación con el propio host. Esta es una característica que le da la oportunidad elegir prácticamente todo y cada uno de los sistemas operativos siempre que pueda correr en el servidor en concreto. ¿Le apetece instalar la distribución BSD en su VPS? Es un objetivo viable. ¿Y qué ocurre en el caso de Windows? Ningún problema.
Plena libertad en lo que se refiere al sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL